No es exagerado decir que el pollo frito es uno de los platos más populares de este planeta. Existen variantes en todo el mundo con diferentes métodos de cocción, utilizando diferentes tipos

de carne de pollo, diferentes condimentos y sabores. Este es el pollo frito japonés, conocido como 'tori no karaage'.

Karaage es una técnica de cocción que consiste en marinar los ingredientes, seguido de espolvorear con harina o almidón y freír en aceite. Los ingredientes principales pueden ser la carne o el pescado, siendo los más populares los filetes de pollo con piel sin hueso. Freír los ingredientes nunca fue un método de cocina tradicional y popular en Japón hasta la era Edo.

El karaage de pollo estándar se cocina marinando los ingredientes en ajo rallado y jengibre con un toque de sake, mirin y salsa de soja. La carne de pollo marinada principalmente en salsa de soja antes de cocinarla como karaage se llama Tatsuta-age. El nombre se deriva del hecho de que la carne cocida se vuelve casi de color terracota, parecida al río Tatsuta cubierto con hojas de arce rojas otoñales, una escena clásica representada en la literatura japonesa antigua.

La leyenda dice que el origen del karaage de pollo proviene de la parte norte de la prefectura de Oita, proclamándose como el lugar de nacimiento y la vecina ciudad de Nakatsu, la meca del karaage. Más de 60 tiendas y restaurantes especializados en karaage están solo en estas dos ciudades. Durante años se ha organizado un festival anual de karaage en la región, pero en los últimos años el festival se ha extendido por todo el país con otras ciudades importantes en diferentes regiones que también albergan el evento. Incluso hay una competencia anual llamada Karaage Grand Prix organizada por un organismo independiente, la Asociación de Karaage de Japón, para decidir el mejor karaage del año.

El karaage se puede comer como aperitivo en un bar con un vaso de cerveza bien fría o como plato principal con un plato de arroz y sopa de miso. El plato es amado por casi todas las generaciones, desde jóvenes hasta ancianos. Desde los restaurantes de estilo japonés, los bares izakaya, hasta los mostradores de osozai en supermercados y tiendas de todo tipo, este accesible plato de pollo es simplemente ineludible en cualquier lugar y en cualquier lugar. Comida de tipo callejera, barata, pero deliciosa.

Debido a que el pollo está marinado y sazonado bien antes de ser cocinado, se espera que el karaage retenga su sabor suculento y su textura suave después de que se cocina y se enfríe. Esta es la razón por la cual el karaage es una de los manjares más populares en el bento japonés (El bentō es una ración de comida preparada para llevar, bastante común en la gastronomía japonesa. Tradicionalmente suele incluir arroz, pescado o carne, y una guarnición o acompañamiento a base de verdura. Está hecho a mano y suele ir en una bandeja o recipiente al uso, como cajas de madera).

Variantes Regionales

Hay platos de pollo karaage con variantes regionales, sabores e incluso nombres distintos:

  • Zangi es popular en Hokkaido, la diferencia con un karaage ortodoxo es desconocida, aunque los lugareños argumentan que Zangi es más grueso, más jugoso y tiene un sabor más fuerte con un toque distintivo de ajo.
  • En Nagoya hay muchas tiendas especializadas en tebasaki frito (alitas de pollo) bañadas en salsa especial. Cada restaurante tiene una salsa con su propia receta secreta. Nagoya también es famosa por su pollo criado nativo, por lo que definitivamente vale la pena probar el karaage cocinado con este pollo mas saludable.
  • Miyazaki es conocido por su plato local llamado Chicken Nanban, que está muy lejos del karaage común. Un filete de pechuga de pollo con mantequilla se fríe con la masa de huevo y se sumerge en una salsa Nanban agridulce. Se sirve con una generosa cantidad de salsa tártara.
  • Toriten, un plato de pollo de Oita, es tan popular como el karaage. El método de cocción comienza marinando el pollo con los mismos condimentos que el karaage, pero se sumerge en la masa tempura antes de freír.

pollokaraage

Receta

Ingredientes

  • 500g de muslos de pollo
  • Sal marina
  • Pimienta negra recién molida
  • 1/4 taza de almidón de papa o de maíz
  • 1/4 taza de harina para todo uso
  • Aceite de sabor neutro (vegetal, canola, etc.) (para freír)
  • Jengibre 1 trozo de unos 3 cm
  • 8 dientes de ajo (o a gusto)
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • 1 cucharada de sake (o jerez seco)
  • 1 cucharadita de aceite de sésamo
  • 1 cucharadita de azúcar

Extras

  • Limón (para degustar y decorar)
  • Perejil (para decorar)
  • Mayonesa japonesa (opcional para mojar)
  • Shichimi Togarashi (siete especias japonesas) (opcional para el sabor picante)

Paso a paso

  1. Seque el pollo con una toalla de papel.
  2. Corte cada muslo de pollo en trozos de 5 cm (de modo que el tiempo de fritura profunda sea aproximadamente el mismo).
  3. Sazone con sal y pimienta negra recién molida. Ponga el pollo en un tazón grande o en una bolsa Ziploc.
  4. Rallar el jengibre y picar el ajo (con un prensador de ajo).
  5. Combine el pollo y todos los condimentos en el tazón (o bolsa Ziploc). Cubra con envoltura plástica y descanse en el refrigerador por al menos 1 hora.
  6. Caliente el aceite a (160-170C).
  7. Mientras tanto, combine el almidón de papa (o maiz) y la harina, y batir todos juntos.
  8. Justo antes de que el aceite esté listo, agregue el almidón de papa y la mezcla de harina al pollo. No es necesario mezclarlo uniformemente. La cubierta irregular da a cada pieza su textura única.
  9. Suavemente deje caer cada pedazo de pollo por separado en el aceite. No los amontone. Freír de 3 a 5 piezas a la vez. Si pone mucho pollo en el aceite, la temperatura bajará rápidamente y el pollo terminará absorbiendo demasiado aceite.
  10. Cocine por 90 segundos, o hasta que el pollo esté bien cocido y afuera tenga un color dorado claro. Si el pollo cambia de color demasiado rápido, entonces la temperatura del aceite es demasiado alta. Ponga unas cuantas piezas más de pollo en el aceite o baje el fuego. Controlar la temperatura del aceite es la clave para freír.
  11. Transfiera el pollo a una rejilla para quitar el exceso de aceite. Mientras descansa sobre la rejilla, el pollo continuará cocinando con el calor restante.
  12. Mientras frie, asegúrese de recoger las migas para mantener el aceite limpio (de lo contrario, el aceite se oscurecerá al quemarse estos restos).
  13. Cuando termine de freir, lleve el aceite a (180C).
  14. Fría por segunda vez por 45 segundos, o hasta que la piel tenga un color dorado agradable y crujiente.
  15. Coloque el pollo en una rejilla o toalla de papel para escurrir el exceso de aceite.
  16. Servir el pollo inmediatamente con rodajas de limón.

Seguinos en Redes Sociales

Seguí nuestras historias, videos y recetas en tus redes sociales, Le ponemos pasión al origen del lenguaje universal: La Cocina regional de cada nación. Un lenguaje que une pueblos alrededor de una mesa, uniendo familias.

Seguinos en Facebook Seguinos en Instagram ! Seguinos en Youtube Whatsappeanos! Envianos un email! Contanos la historia de tu pueblo !

Don't have an account yet? Register Now!

Sign in to your account