Los orígenes de la focaccia son muy antiguos; ya los fenicios, cartagineses y griegos que usaban cebada, centeno y harina de mijo la cocinaban al fuego; y del enfoque latino deriva la

etimología de la focaccia.

En la antigua Roma, las focaccias se ofrecían a los dioses y en los tiempos del Renacimiento se consumían junto con el vino en banquetes de bodas. Como el pan, pero más rico debido a la grasa, el aceite o la manteca de cerdo, utilizado para mezclar o condimentar, en Italia siempre ha sido particularmente generalizado.

Alimento de los viajeros y pescadores, la focaccia aparentemente se debe también a los largos tiempos de espera que los panaderos tuvieron que enfrentar durante las noches de trabajo, engañaron al estomago colocando trozos de masa sin levadura directamente en la base del horno, que una vez cocinados se comían, tal vez rellenos de verduras, embutidos o quesos.

Hoy hablar de focaccia significa ir a la región italiana que crea verdaderas leyendas: Liguria, que con sus innumerables tipos de focaccia se ha establecido en la escena gastronómica mundial.
En Génova, ya en la década de 1500, el consumo de la simple focaccia con aceite era familiar y generalizado incluso en la iglesia, especialmente durante las bodas. Incluso un obispo de la época, preocupado por el arraigo del hábito, llegó a prohibir el consumo durante los servicios funerarios.
Las diferentes versiones de focaccia en Liguria son las más tradicionales:
- Classica di Genova, que debe tener un grosor de entre uno y dos centímetros, un brillo de aceite con una corteza nunca pálida y ligera, y la superficie caracterizada por la presencia de agujeros;
-Focaccia di Recco , cuyo nacimiento parece remontarse al siglo XII. según un documento que menciona una preparación ofrecida a los cruzados que parten hacia Tierra Santa, hecha con una masa muy fina rellena con queso fresco;
- Focaccia di Voltri, aunque se deriva de los mismos ingredientes de la focaccia clásica, se diferencia por la consistencia de la masa y la técnica de cocción.

Veamos esta receta de otra version, la focaccia rosmarino, con ese destacado aroma a romero y acompañada por cebolla.

Receta

Ingredientes

  • Harina común 5 - 5 1/2 Tazas
  • Harina de sémola 1/2 Taza
  • Levadura seca instantánea 2 y 1/4 cditas.
  • Aceite de oliva 2 cdas.
  • Sal en escamas 1 cda.
  • Agua caliente 2 y 1/2 Tazas

Cubierta

  • Sal en escamas
  • Aceite de oliva 3 - 4 cdas.
  • Cebolla morada en rodajas 1/2 Unidad
  • Romero fresco picado 2 cdas.

Paso a paso

  1. Para comenzar, mezclamos el agua, la levadura, el aceite y la harina de sémola. Revolvemos.
  2. Luego, incorporamos al bowl la harina común y amasamos con las manos.
  3. Hacemos una bola con la masa y la colocamos en un bowl o cuenco con un poco de aceite de oliva.
  4. Dejamos que la levadura actúe durante 90 minutos, para que la masa tome volumen.
  5. Pasado ese tiempo, dividimos la masa en dos para preparar dos focaccias.
  6. Con ayuda de un palo de amasar las estiramos hasta conseguir un rectángulo de 25 x 25 y 1 cm de grosor.
  7. Colocamos las masas sobre dos placas de horno cubiertas con papel vegetal y las espolvoreamos con un poco de sémola.
  8. Tapamos con un paño y dejamos que las masas fermenten nuevamente durante 90 minutos.
  9. Pasado ese tiempo, hacemos hoyos con los dedos sobre las masas.
  10. Mezclamos la cebolla laminada y el romero con el aceite y repartimos sobre las masas.
  11. Añadimos un poco de sal y llevamos a un horno precalentado a 200ºC hasta que el pan se dore.
  12. Dejamos enfriar y Servimos.

Seguinos en Redes Sociales

Seguí nuestras historias, videos y recetas en tus redes sociales, Le ponemos pasión al origen del lenguaje universal: La Cocina regional de cada nación. Un lenguaje que une pueblos alrededor de una mesa, uniendo familias.

Seguinos en Facebook Seguinos en Instagram ! Seguinos en Youtube Whatsappeanos! Envianos un email! Contanos la historia de tu pueblo !

Don't have an account yet? Register Now!

Sign in to your account