• slide07.jpg
  • slide08.jpg
  • slide09.jpg
  • slide10.jpg

Scones: Clásicos a la hora del té (Receta)

Suaves, livianos, tibios, con crema batida, mermeladas caseras o manteca, los scones son una excelente opción para acompañar un rico té. No se pierdan esta receta!.

Los scones clásicos son una preparación típicamente inglesa que se acostumbra a servir a la hora del te. Son fáciles de realizar y económicos.
Están formados por una masa neutra por lo tanto lleva sal y azúcar. Cuenta con ciertos pasos a seguir que hay que respetarlos para lograr un perfecto resultado.
Se caracterizan por tener mucha miga y por la humedad que en ellos se siente.
Se sirven apenas se retiran del horno.

Para preparar scones el paso primero y fundamental es medir cada ingrediente, colocarlos en recipientes separados y luego acomodarlos en una bandeja que se lleva a la heladera. Se deja un buen rato para que a la hora de elaborarlos estén todos fríos parejos lo que nos garantiza que podremos realizar la masa y cocinarlos en óptimas condiciones.

scones

Ingredientes para 25 scones medianos:

  • 400 gr harina
  • 1 pizca sal
  • 100 gr manteca
  • 70 gr azúcar
  • 1 huevo
  • 150 cc. crema de leche
  • 3 cucharaditas polvo de hornear
  • 70 gr yogur de vainilla
  • 1 huevo para pincelar los scones.

Instrucciones:

  1. Colocar en una procesadora eléctrica todos los ingredientes y procesar hasta formar una masa. También pueden hacerlo con sus manos. Yo prefiero procesar, es mucho mas rápido y para lograr la textura arenosa típica de los scones, no debemos amasar. Estirar la masa en una superficie enharinada, doblarla al medio (es para lograr ese corte típico que tienen en el medio) y volver a estirar hasta que quede de 2 cm de espesor. Cortar con un cortapastas redondo.
  2. Se colocan en una placa enmantecada, se pintan con huevo batido y se llevan a cocinar a un horno precalentado a temperatura media de 180º- 350Fº durante 15 minutos aproximadamente. Transcurrido ese tiempo se abre la puerta del horno para comprobar si las piezas han aumentado de tamaño, si se ha formado una ligera corteza, si están dorados y si el horno mantiene cierta humedad.
  3. De ser así se retiran enseguida para evitar que se sequen porque justamente se caracterizan por la humedad que contienen.
  4. Para evitar que se tuerzan mientras se están cocinando se les puede colocar encima un papel enmantecado hasta que hayan levado bien y comiencen a dorarse. Luego se retira el papel y se dejan en el horno hasta terminar la cocción.

Quedan muy ricos tibios, con manteca, mermelada y  crema batida.

Visto 649 veces

Los mas leídos