Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site
  • slide07.jpg
  • slide08.jpg
  • slide09.jpg
  • slide10.jpg

Medialunas de Manteca como las de la Panadería (Receta)

Ya hemos contado esta historia otras veces sin embargo no está de más repetirla. El rito no conoce de status social, o de profesiones, o de regiones, es mas profundo, se ha hecho parte del ser argentino, ya sea acompañando una taza de café con leche, un capuccino o un simple cafecito, las medialunas son un emblema gastronómico tan Argentino, que aqui se olvida a menudo cual es su europeo origen.

Pueden ser crocantes y hojaldradas, si se trata de medialunas de grasa o de panadería. O gorditas y esponjosas si son de manteca. De todas maneras, cualquiera sea su consistencia habrá algo que será invariable: su forma de medialuna, en un claro “cuarto creciente”.

El nombre deriva del francés “croissant” que no es otra cosa que “creciente” porque se supone que fueron los franceses quienes las popularizaron en el mundo. En Francia no existe “petit dejéuner” (pequeño desayuno) si no es acompañado por un “croasán”, como se suele nombrar en algunos lugares a las medialunas, en un extraño castellano.

Sin embargo, a pesar de tanto glamour francés, el origen de esta factura que se aporteñó como tantos inmigrantes, no tuvo su principio en el país de Napoleón Bonaparte. Su historia dice que llegó desde Austria y que su formato tiene relación con una batalla que sirvió para ponerle punto final a un bloqueo militar que afectaba a la ciudad de Viena. La leyenda habla de la batalla de Kahlenberg (ocurrió en septiembre de 1683, por lo que acaban de cumplirse 330 años) y marcó la derrota de las tropas del gran visir Merzifonlu “Kará” Mustafá, uno de los líderes del entonces Imperio Otomano, que aspiraba conquistar el centro de Europa.

Era la segunda vez que los turcos sitiaban Viena. Y dicen que en esa ocasión, para sobrepasar las defensas de un ejército integrado por austríacos y polacos, una madrugada empezaron a cavar un túnel para así sorprender a la gente que lideraban el emperador Leopoldo I (archiduque de Viena) y Juan III Sobieski, entonces rey de la Mancomunidad Polaca-Lituana. Pero olvidaron que los panaderos trabajaban en ese horario. Y ellos fueron quienes dieron el alerta que llevó a la derrota de los turcos.

En reconocimiento a lo hecho por los panaderos, el emperador les permitió que, entre otros honores, pudieran llevar espadas en el cinto, algo que estaba reservado sólo para militares y autoridades. Entonces, los panaderos decidieron crear dos panes: uno que se identificó como “Leopoldo”; el otro, bajo la denominación de “Halbmond”, que en alemán significa “media luna”. Era una forma de burlarse del emblema que los otomanos llevaban en sus estandartes.

La otra cara de la alegría de los vieneses fue el final que le esperaba a “Kará” Mustafá. No sólo perdió el mando de aquel ejército sino también su vida. En diciembre de 1683 y en Belgrado (el lugar al que se había retirado con sus tropas) fue ejecutado. Lo ahorcaron con una cuerda de seda, como correspondía a su rango de gran visir. Su cabeza, llevada en una bolsa de terciopelo, le fue entregada al sultán Mehmed IV. Cuentan que antes de ser ahorcado, Mustafá le dijo a sus verdugos: “Asegúrense que el nudo esté bien atado”.

medalunasdemanteca

Receta

Ingredientes

Almíbar

  • Cascara de limon c/n
  • Agua 300 cc
  • Azúcar 300 grs

Amasijo

  • Azúcar 50 grs
  • Harina 000 500 grs
  • Levadura 30 grs
  • Extracto de vainilla c/n
  • Miel 15 grs
  • Sal 10 grs
  • Leche 250 cc

Empaste

  • Harina 25 grs
  • Manteca 200 grs

Paso a paso

  1. Con todos los ingredientes hacer una masa homogénea y elástica.
  2. Dejar descansar, mientras tanto realizar el empaste.
  3. Estirar en forma rectangular la masa.
  4. Colocar en el medio el empaste.
  5. Cerrar y dar 4 vueltas simples. (Como se hace)
  6. Entre cada vuelta, es necesario dejar la masa en la heladera por 3 horas.
  7. Estirar la masa a ½ cm de espesor.
  8. Cortar cuadrados, y de ellos, triángulos.
  9. Dar frio durante 20 minutos.
  10. Enrollar y estibar.
  11. Dar 2 horas de frio, sacar y dejar que leve el doble.
  12. Pintar con doradura.
  13. Cocinar a 200 ºC.
  14. Cuando se retiran del horno, pintar con almíbar.

Almíbar

  1. En una olla verter el agua, azúcar y cascara de limón.
  2. Llevar al fuego y dejarlo hasta que se disuelvan bien los cristales de azúcar.
Visto 193 veces

Los mas leídos